Ediciones Isthar Luna-Sol, Libros, Cursos y Eventos con Estrella :: ir al inicio

Rocío Martín Díez

Rocío Martín Díez, Sigue adelante...

Rocío Martín Díez, sigue adelante

Quien me iba a decir, veinte años atrás, que ser voluntaria en un colegio de niños con lesión cerebral iba a marcar mi vida para siempre. Quien me iba a decir, que mi propio hijo la tendría...

En estos días, en los que he vivido además la muerte de mi tío Jorge, que sufrió una parálisis cerebral a los nueves meses de nacer y ha vivido más de cincuenta años sin poder hablar ni valerse por sí mismo, sin comer lo que quería o ir adonde quería, he comprendido más aún si cabe que estos niños llegan para cumplir una Misión de Vida... que eligen ser parte de tu familia porque son seres absolutamente generosos, que ofrecen su vida, el tiempo que dure, para que aprendamos... que ese acuerdo entre las almas de una misma familia que desde siempre he sentido que había, da sus frutos aquí, a pesar de que nuestra memoria no recuerde... No estamos donde estamos por casualidad.

Continuar leyendo

ImprimirCorreo electrónico

¿Cómo puede llegar a ser un regalo la enfermedad? en vídeo

El pasado mes de octubre, en la Biblioteca municipal del Retiro, Rocio Martín nos presentó su libro "El Regalo que cambió nuestras vidas", estuvo a compañada de Álvaro Galán y Javier Damborenea, ambos conocen la historia de Felipón desde el principio y el proceso que vivieron desde la familia, empezando por Rocio, pero también de Felipe (padre) y Candelita. Un proceso que les llevó a una transformación maravillosa.

A todos los que no pudisteis estar os invitamos a ver este vídeo con la presentación íntegra de las ponencias de Rocio, Álvaro y Javier.

ImprimirCorreo electrónico

Un trabajo en equipo

un trabajo en equipoSi la sanación de mi hijo está siendo posible, sé con certeza que se trata de un trabajo en equipo.

Ha sido más allá de nuestra realidad, allá donde nuestra mente no encuentra el camino, cuando todos, mi marido, mis hijos y yo llegamos al acuerdo de venir juntos, de encontrarnos en este plano terrenal. No nos acordamos, pero sé que así ha sido. No es casualidad que nuestras almas convivan con un fin común, el de despertar nuestra conciencia.

En mi caso ha sido evidente, desde el nacimiento de mi hija algo comenzó a cambiar, había algo que ya no me dejaba estar tranquila con la elección de vida que había tomado, con ese vivir sin vivir. Pero con mi hijo, se hizo imposible ese vivir sin ser, sin estar presente, sin ser consciente del milagro de estar vivo y celebrarlo.

Ellos nos han revolucionado y nosotros hemos sabido escuchar. Pero lo bonito es cómo trabajan entre ellos. Mi hijo llegó con lesiones cerebrales, seis, graves y dispersas, que hacían muy complicado que pudiera sobrevivir o llevar una vida normal. Tomamos la decisión de continuar con el embarazo, ya entonces dejó claro su firme decisión de venir a este mundo.

Continuar leyendo

ImprimirCorreo electrónico